Al mismo tiempo que los insurgentes libraban una cruenta guerra en el Sur de la Nueva España, el Congreso convocado por Morelos concluía la Constitución de Apatzingán. En esta Carta Magna, la primera en la historia nacional e inspirada en la francesa y española de 1812, se declaraba la preferencia por un gobierno republicano.