En febrero de 1821 el coronel realista Agustín de Iturbide, luego de obtener el apoyo de la mayor parte de los grupos políticos de la Nueva España incluidos los insurgentes liderados por Vicente Guerrero, proclamó el Plan de Iguala en el cual se declaró la independencia de la Nueva España. De este modo se sentaron las bases para el nacimiento de México. El 14 de julio el ayuntamiento de la villa de Aguayo, hoy ciudad Victoria, se adhirió al Plan de Iguala.