Madero es derrocado por el general Victoriano Huerta, quien lo manda asesinar. Este hecho, conocido como la Decena Trágica, motiva que Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila se levante en armas contra Huerta luego de proclamar el Plan de Guadalupe en el cual participó el general tamaulipeco Carlos Osuna. Francisco Villa y Emiliano Zapata se sumaron a la lucha contra el usurpador. En Jiménez, Tamaulipas, el general Luis Caballero también se levantó contra el dictador y con el apoyo de las fuerzas del general Pablo González desalojaron a las fuerzas huertistas de ciudad Victoria. El general Lucio Blanco hizo lo propio y tomó primero la plaza de Reynosa y luego la de Matamoros, donde llevó a cabo el reparto de las tierras de la Hacienda de los Borregos.