Las disputas entre las facciones revolucionarias; villistas y zapatistas por un lado, y carrancistas por el otro, devinieron en una sangrienta guerra civil caracterizada por grandes batallas y movimientos de enormes contingentes de tropas en la mayor parte del país. Sin duda fue el año más violento de todo el proceso revolucionario.