El 5 de febrero de 1917 se promulgó la nueva constitución. En ella se introdujeron algunos conceptos sociales muy avanzados para su época, como las relaciones obrero-patronales, que quedaron plasmadas en el artículo 123 y las reformas educativa y agraria expresadas en los artículos 3 y 27, respectivamente.